¿Cuándo es mejor lavarse los dientes: después de cenar o justo antes de dormir?

Cepillarse los dientes es una forma de mantener a raya las caries, así como de lucir una sonrisa brillante y tener un aliento fresco. Pero todos nos hemos saltado alguna vez este gesto, especialmente a última hora del día, ya sea por olvido o por pereza. ¿Sabe las consecuencias que tiene semejante descuido?

La ausencia de saliva antibacteriana durante la noche significa que estamos especialmente vulnerables a los agentes causantes de las caries y enfermedades de las encías. Al dormir, salivamos muy poco, el movimiento de lengua, mejillas y labios es menor, y teniendo en cuenta que la saliva es la encargada de limpiar nuestra boca naturalmente, “el cepillado nocturno es el más importante para evitar que los alimentos estén en contacto con nuestros dientes durante muchas horas, lo que conduciría a un aumento de las enfermedades dentales”, comenta la doctora Alicia Matas, odontóloga y responsable de la Unidad de Odontología de Q-Maxdental en el Hospital Quironsalud Barcelona. “Al disminuir la capacidad reguladora del pH de la saliva para evitar la agresión ácida sobre el esmalte y la consecuente desmineralización, es importante el cepillado después de cenar”, dice también la doctora María Ciudad, odontóloga en el Instituto Odontológico Maxilofacial.

Más de 500 tipos de bacterias

“En nuestra boca se encuentran unos 600 tipos de bacterias, y aunque algunas son ‘buenas’ y ayudan a mantener el equilibrio de la flora, otras predisponen a enfermedades como la caries, la gingivitis y la periodontitis”, explica la doctora Matas. “Por ejemplo, el Streptoccocus Muttans, uno de los más involucrados en la formación de caries dental, obtiene su energía del alimento que ingerimos, su flexibilidad genética le permite romper toda una amplia gama de hidratos de carbono. Entre las sustancias que aprovecha, figuran la glucosa, fructosa, sacarosa, galactosa, maltosa, rafinosa, ribulosa, melibiosa e incluso el almidón”, añade la médica Marta del Pozo, licenciada en Odontología, de la Clínica Dental Córdoba del Pozo. “Las bacterias intentan fijarse continuamente a nuestros dientes, pero ese proceso es frenado por la acción de la saliva, la lengua y el cepillado” asegura Gonzalo Navarro de Clínica Dental Navarro.

Las bacterias producen ácido durante todo el día, más cuando está comiendo, por lo que la única forma de deshacerse de esa película de placa es cepillándose al menos dos veces diarias, mejor tres, para eliminar subproductos ácidos que pueden dañar su esmalte y causar caries. “La cantidad de bacterias que tenemos en la boca es altísima incluso después del cepillado y en estado de buena salud. Lo verdaderamente importante es mantener a raya ese crecimiento bacteriano para que no pueda convertirse en patológico”, dice Javier Navarro, odontólogo de Clínica Menorca.

Pues bien: el modo más rápido para multiplicar la proliferación de microorganismos entre su boca es olvidar el cepillado nocturno. Pero hay más consecuencias. Si se acuesta sin lavarse los dientes, su aliento amanecerá con un olor insoportable. “La persistencia de alimentos en descomposición en la boca y la menor secreción salival nocturna son una mezcla explosiva para el desarrollo de halitosis”, advierte la doctora Matas. “Aunque hay que saber que el cepillado elimina gran parte de los anillos aromáticos desagradables por metabolismo bacteriano, pero si el origen de la halitosis no es solamente la boca, este no será tan efectivo como desearíamos”, aclara el doctor Navarro.

20 o 30 minutos después del último bocado

Normalmente, hay un espacio de tiempo entre la cena y el sueño de unas 2-3 horas. Hay quien tiene la costumbre de cepillarse después de comer y quien lo hace inmediatamente antes de irse a la cama. La mayoría de los expertos se inclina por la primera opción, aunque con matices. “El cepillado después de la cena es técnicamente mejor para los dientes que el de antes acostarse, porque se aporta fluoruro, en la pasta de dientes, que actúa durante más tiempo para fortalecer la dentadura”, aclaró en sus investigaciones Denis Kinane, decano de la Universidad de la Escuela de Medicina Dental de Pennsylvania.

Aunque hay una excepción: una cena a base de alimentos ácidos (cítricos, lácteos fermentados, vinagre o tomate guisado). “En esos casos, es mejor cepillarse una media hora después, cuando el pH haya vuelto a la normalidad”, aconseja la doctora Alicia Matas. El odontólogo del centro médico de la Universidad de Rochester (EE UU) Yanfang Ren lo documentó con el siguiente argumento: el ácido suaviza la parte superior del esmalte, por lo que un cepillado inmediato podría ablandarlo y provocar desgaste. Otros médicos apuestan por esperar siempre esos 20 o 30 minutos, como es el caso de la doctora Del Pozo, que afirma que así damos tiempo a los nutrientes de enriquecer la microbiota oral. O el doctor Gonzalo Navarro, quien apostilla: “Lo mejor es cepillarse en los primeros 20 minutos después de cada comida, ya que es el momento de mayor actividad bacteriana”.

Pero como avanzamos, no hay unanimidad. Javier Ortega, odontólogo de Clínica Menorca, pone la nota de discordancia: “Tras la cena se produce la autoclisis, que es un proceso de limpieza natural por el movimiento de labios, lengua y demás tejidos blandos de la boca que ayuda a mantener la limpieza en cierta medida (este proceso se produce continuamente mientras está despierto). Si el cepillado se hace justo antes de acostarse la limpieza será más fácil, porque la autoclisis ya ha hecho parte del trabajo”.

Cómo reaccionar ante un olvido

“Si una noche no cepillamos los dientes, no hay gran peligro, mas no debe tomarse como costumbre”, recapitula el doctor Gonzalo Navarro. Y Ortega continúa: “Durante esa jornada, bajaría el pH de la boca y se acumularía más placa en las zonas de retención, pero no habría una consecuencia relevante más que la maduración de la placa, que será más difícil de eliminar posteriormente”. Así, si confiesa que ha pecado, asegúrese de cepillar bien por la mañana, y no olvide aplicar el hilo dental para eliminar las bacterias acumuladas.

Cómo se manchan los dientes

Cada vez más personas están buscando opciones para el blanqueamiento dental para que les hagan tener una sonrisa más blanca y brillante y mejorar toda su apariencia. Con tantas opciones de blanqueamiento, no cabe duda de que existe una buena para usted.
Existen varios tipos de manchas que causan la decoloración. Las primeras son las manchas intrínsecas que se crean en el interior del esmalte de los dientes. Las manchas intrínsecas pueden atribuirse al uso de antibióticos de una madre embarazada o a la exposición de flúor durante la niñez. Las manchas extrínsecas del diente son causadas por el consumo de bebidas como el té y el café, la edad, el desarrollo de placa y sarro o el tabaco.

Antes de empezar un tratamiento en casa o en la consulta, es una buena idea visitar al dentista para que le determine el tipo de manchas que tiene y ayudarle a decidir la opción que mejor le vaya.

Las opciones incluyen:

1. Blanqueamiento dental en el hogar — Existen varios métodos para este tipo de blanqueamiento. Puede elegir entre las pastas de dientes sin prescripción, enjuagues bucales, tiras blanqueadoras o gel blanqueador. Las bandejas de gel blanqueador son populares, pero muchas pueden requerir de un dentista para que tenga una visión de sus dientes y le ayude a elegir el método de blanqueamiento.

2. Blanqueamiento en la consulta — Este procedimiento puede incluir entre una y tres visitas en función del procedimiento de blanqueamiento que usted y el dentista elijan. Son mucho más efectivos.

Sea cual sea su elección, piense en las diferentes opciones y considere los factores de estilo de vida que pueden interferir en el proceso de blanqueamiento dental. ¡Comprométase a una técnica y disfrute de una sonrisa más brillante y más blanca!

Un cepillado eficaz con su cepillo dental

Para mantener sus dientes y encías sanos es esencial tener una buena técnica de cepillado. También es de suma importancia elegir un cepillo dental de alta calidad.

Limpieza eficaz y delicada

Si usa un cepillo dental demasiado duro, y emplea un técnica errónea, puede dañar sus encías. Por esta razón, elija siempre un cepillo dental de textura media o suave, de cabezal estrecho en la punta, para acceder bien a la parte posterior de la boca. Los cepillos TePe son eficientes, duraderos, y ergonómicos.

Evite cepillarse directamente después de comer. Podría dañar al esmalte, ya que éste se ablanda durante la comida y está más vulnerable. Un cepillo gastado no limpia igual que uno en buen estado, y es por ello importante cambiar de cepillo dental en cuanto estén gastados los filamentos.

El hecho de crear una rutina y limpiarse los dientes por el mismo orden todos los días ayuda a reducir el riesgo de olvidarse de algunas superficies dentales durante el cepillado. Una buena regla es de comenzar con las zonas de más difícil acceso. Pregunte a su dentista o higienista y pídale consejo.

Consejos de cepillado

Sostenga el cepillo en un ángulo de 45º, para que los filamentos lleguen bien a la línea de la encía. Cepille aplicando una ligera presión, con movimientos pequeños.

Cepíllese las caras exteriores, las interiores y la superficie masticatoria de cada diente, con un cepillo dental y pasta dental fluorada, dos veces al día, durante un mínimo de dos minutos.

Después del cepillado, enjuague con un poco de agua, haciendo pasar el agua con la espuma de la pasta unos 30 segundos entre los dientes. Escupa el agua, pero no vuelva a enjuagar, ya que se debe mantener el flúor en la boca para aprovechar al máximo su efecto preventivo.

Consejos de cepillado para niños

Establecer buenos hábitos de higiene bucal a una edad temprana es un primer paso hacia unos dientes sanos toda la vida. Se debe comenzar a usar el cepillo dental ya cuando emerge el primer diente. A partir de los dos años, use una pequeña cantidad de pasta dental fluorada, igual al tamaño de la uña del dedo meñique del niño/niña.

Cepillarse entre los dientes

¿Sabía que el cepillo dental sólo accede al 60% de las superficies dentales? Donde no llega es a las zonas entre los dientes. Asegúrese de limpiarse también entre los dientes a diario.

ESTABILIDAD DE LOS IMPLANTES DENTALES DE GEOMETRÍA CÓNICA

Introducción a la mecánica de tornillos empleados en implantes

La estabilidad es uno de sus indicadores de calidad del implate, por lo que su desarrollo tecnológico ha incorporado nuevas técnicas y geometrías orientadas a mejorar sus características mecánicas, duración y prestaciones. La relación entre la geometría del implante y sus propiedades mecánicas ha sido objeto de diversas investigaciones. La macrogeometría del implante influye en la velocidad tangencial y la fuerza centrífuga durante la inserción, los niveles de tensión estática en el hueso, así como deformación dinámica en el hueso durante la carga funcional (Jimbo et al., 2014; Haldin et al., 2014).

Los tornillos son mecanismos utilizados para la fijación de elementos. Su principio de funcionamiento está encuadrado en el fenómeno de la fricción (Vázquez y López, 1998). Los autores describen los principios de funcionamiento de los tornillos y la mecánica de sus componentes sometidos a una solicitación basada en un par de fuerzas o momento M. El equilibrio de fuerzas aplicado al tornillo sería:

 

formula torque
Fuente: Elaborción propia a partir de Vázquez y López (1988)

 

Siendo:
M: par del momento.
dN, dFr: fuerzas normales y tangenciales ejercidas en los flancos del filete por unidad de longitud de filete de tornillo.
rm: radio de la hélice del tornillo.
L: longitud del filete del tornillo.
P: Peso que debe elevar el tornillo; el caso menos desfavorable sería su pero propio.
α: inclinación de la rosca.

Si Mo es el par necesario para deslizar el tornillo se verifica que:

 

formula

 

Sustituyendo en las ecuaciones anteriores, se obtiene:

formula calculo
Al considerar el peso propio del tornillo como despreciable, se comprueba que el par necesario es función de la longitud del filete del tornillo. Así, las configuraciones cónicas de tornillos han permitido a los fabricantes un mayor juego en la longitud de flancos, mejorando las características mecánicas de uniones atornilladas para aplicaciones específicas.

La configuración cónica ha demostrado superar la estabilidad de los implantes cilíndricos (Sakoh et al., 2006), además de incorporar un sellado bacteriano más afectivo y una disminución de la pérdida de la fuerza de precarga (Núñez, 2013). Los implantes cónicos simulan la forma natural de la raíz y actualmente se reconocen por su propiedades para mejorar la estabilidad primaria (Schieignitz et al., 2015). La revisión de la literatura efectuada por los autores relaciona el diseño del implante con su estabilidad primara, de manera que la mayoría de estos estudios justifican una influencia positiva de la geometría cónica del implante en la estabilidad primaria en comparación con el diseño cilíndrico.

Tabla 1. Estudios que relacionan la geometría del implante con su estabilidad primaria.
Investigación Análisis Fabricante Diseño del implante Método Resultados

O’Sullivan et al. (2000)

In vitro (human cadaver))

Nobel Biocare
Nobel Biocare
Nobel Biocare
Astra TiOblast
3i Osseotite
Tapered self-tapping
Standard threaded
Self-tapping
Screw shaped
Screw shaped
RFA All implants with good primary
stability in type 2 and 3 bone.
The standard, Mark II, Osseotite, and
Tioblast were less stable in type 4 bone.
The tapered implant maintained a high
primary stability even in type 4 bone.
O’Sullivan et al. (2004) In vivo (animal) Nobel Biocare Implants with one degree taper
Implants with two degrees taper
Standard Brannemark design
RFA, insertion torque One degree taper results in a better
primary stability compared with the
standard Bra°nemark design. There was
no evidence that the tapered design
caused negative bone tissue reactions.
All the implants gained in stability
during the healing period.
Akkocaoglu et al. (2005) In vitro (human cadaver) Straumann Tapered effect
Standard solid screw
RFA,
insertion torque,
removal torque
Immediately placed tapered implant
leads to initial intraosseous stability
and interface mechanical properties
comparable with a wide diameter implant.
Sakoh et al (2006) In vitro Camlog Conical implant
Cylindric hybrid implant
RFA, Periotest,
PushOut,
insertion torque
Conical implants showed higher
primary stability than cylindric
implants. The procedure of underdimensioned
drilling seemed to
increase primary stability for both types
of implants
Moon et al. (2010) In vitro Schinhung Co Straight, screw type
Tapered, screw type
RFA Regardless of the bone type, the ISQ
values of the straight-screw type and
tapered-screw type implants were not
significantly different
Toyoshima et al. (2011) In vitro Straumann Tapered effect Hybrid, selftapping
Cylindrical, non-selftapping
RFA, Periotest,
PushOut
Lower Periotest values for tapered
implants, RFA showed no significant
differences. Hybrid self-tapping
implants could achieve a high primary
stability that predicts them for use in
low-density bone.
Romano et al. (2014) In vitro Straumann Tapered-screw type
Straight-screw type
RFA, Periotest A higher implant stability was found
for tapered designed implants.

Fuente: Schieignitz et al. (2015).

Estabilidad del implate y oseointegración

Martínez et al. (2002) efectuaron una revisión del estado del arte de los implantes y comprobaron las evidentes ventajas de los implantes de configuración cónica autorroscante. La estabilidad es un elemento central del implante y para poder aumentarla “se han diseñado geometrías que presentan cierta conicidad” (Martínez et al., 2002.129); según los autores, el implante cónico permite aumentar la estabilidad primaria para proceder a aplicar protocolos de carga precoz o inmediata, superando así las prestaciones de los implantes cilíndricos. Una correcta estabilidad primaria es además esencial para la oseointegración, reduce el riesgo de micromovimientos y respuestas negativas en los tejidos (Kim et al., 2008). En cuanto a la formación de hueso alrededor del implante, Olate et al. (2011) señalan que los implantes cónicos presentan una mejor oseointegración que los cilíndricos en términos de reconstitución ósea. Estos resultados vuelven a confirmarse en la investigación de (Jimbo et al., 2014:1273) al señalar, en comparación con los implantes cilíndricos, que “los implantes cónicos proporcionan un par de inserción superior y presentan una mayor aposición ósea global indicativa de que este diseño del implante mejora la osteointegración”.

Calidad ósea

A la diferencia de densidades entre el titanio y la estructura ósea, debe unirse la posibilidad de alteraciones de la estructura ósea, que disminuyan densidad o alteren la homogeneidad de la misma, dificultando el implante. Martínez et al. (2002) señalan las ventajas de los implantes cónicos para su utilización en estructuras óseas que carezcan de propiedades físicas adecuadas. Investigaciones más recientes confirman esa observación al demostrar que “si el objetivo es minimizar las tensiones periimplantarias en la región de la cresta alveolar, la elección clínica más favorable es la de un implante que presente conicidad y hexágono interno largo, evitándose implantes cilíndricos, especialmente en los casos de implantes con carga inmediata y en regiones de hueso con baja calidad” (Jaimes et al., 2009:139).

Par de fuerzas

El par de fuerzas aplicado es otro parámetro central del implante, que sirve a su vez como indicador de su estabilidad. Los implantes de configuración cónica y autorroscantes admiten pares sensiblemente superiores a los obtenidos con implantes cilíndricos, por lo que a efectos de carga inmediata “es mejor optar por un cuerpo de forma cónica (…) que por uno cilíndrico” (Romanos, 2009:310).

La literatura reconoce como pares de fuerzas relacionados con la estabilidad del implante los pares de inserción y de retiro. La estabilidad mecánica “está relacionada con el par de inserción” (Him et al., 2008:696). La investigación efectuada por Jimbo et al. (2014) demuestra mayores pares de inserción en los implantes de geometría cónica que los obtenidos para geometrías cilíndricas; si bien, otra forma de analizar la estabilidad del implante, es mediante el par de retiro. Este último consiste en realizar el contra-par en el implante a fin de determinar el grado de estabilidad mediante el comportamiento observado entre hueso e implante (Almeida et al., 2013); como señalan los autores, existe una relación establecida entre par de retiro y el nivel de oseointegración (Johansson y Albrektsson, 1991). El estudio mecánico de la investigación de Kim et al. (2008) demuestra mayores pares de inserción y de retiro en los implantes cónicos, superando los resultados obtenidos por los implantes cilíndricos y, por lo tanto, mejorando la estabilidad del implante.

Conclusión

Actualmente, la literatura continua reconociendo la mayor estabilidad de los implantes cónicos demostrada por Sakoh et al. (2006), por lo que desde el punto de vista de la geometría del implante y para una misma superficie de acabado, “la estabilidad mecánica de los implantes cilíndricos es menor que los de geometría cónica” (Elias et al., 2012:177).

REFERENCIAS

Abuhussein, H., Pagni, G., Rebaudi, A. & Wang, H. L. (2010). The effect of thread pattern upon

Akkocaoglu, M., Uysal, S., Tekdemir, I., Akca, K. & Cehreli, M.C. (2005). Implant design and intraosseous stability of immediately placed implants: a human cadaver study. Clinical Oral Implants Research, 16(2), pp. 202-209.

Almeida, M., Lanata-Flores, A., Olate, S., Pozzer, L., Cantin, M., Vasquez, B. & de Albergaria-Barbosa, J. (2013). The Removal Torque of Titanium Implant Inserted in Dog Tibia with a Bone Defect. International Journal of Morphology, 31(2), pp. 700-705.

Elias, C. N., Rocha, F. A., Nascimento, A. L. & Coelho, P. G. (2012). Influence of implant shape, surface morphology, surgical technique and bone quality on the primary stability of dental implants. Journal of The Mechanical Behavior of Biomedical Materials, 16, pp. 169-180.

Halldin, A., Jimbo, R., Johansson, C. B., Wennerberg, A., Jacobsson, M., Albrektsson, T., & Hansson, S. (2014). Implant stability and bone remodeling after 3 and 13 days of implantation with an initial static strain. Clinical implant dentistry and related research, 16(3), pp. 383-393.

Jaimes, M., Duque de Miranda Chaves Netto, H., Olate, S., Mazzonetto, R. & Albergaria Barbosa, J. R. (2009). Análisis fotoelástico descriptivo de dos diferentes diseños de implantes endoóseos sometidos a carga de compresión vertical. Avances en Periodoncia e Implantología Oral, 21(3), pp. 135-40.

Jimbo, R., Tovar, N., Anchieta, R. B., Machado, L. S., Marin, C., Teixeira, H. S., & Coelho, P. G. (2014). The combined effects of undersized drilling and implant macrogeometry on bone healing around dental implants: an experimental study. International Journal of Oral and Maxillofacial Surgery, 43(10), PP. 1269-1275.

Johansson, C. B. & Albrektsson, T. (1991). A removal torque and histomorphometric study of commercially pure niobium and titanium implants in rabbit bone. Clinical Oral Implants Research, 2(1), pp. 24-29.

Kim, J. W., Baek, S. H., Kim, T. W. & Chang, Y. I. (2008). Comparison of stability between cylindrical and conical type mini-implants: mechanical and histologic properties. The Angle Orthodontist, 78(4), pp. 692-698.

Martínez-González, J. M., Cano Sánchez, J., Campo Trapero, J., Martínez-González, M. J. S. & García-Sabán, F. (2002). Diseño de los implantes dentales: Estado actual. Avances en Periodoncia e Implantología Oral, 14(3), pp. 129-136.

Moon, S.H., Um, H.S., Lee, J.K., Chang, B.S. & Lee, M. K. (2010). The effect of implant shape and bone preparation on primary stability. Journal of Periodontal & Implant Science, 40(5), pp. 239-243.

Núñez Núñez, D. F. (2013). Ratio de la fuerza de extracción de conexiones cónicas e implantes dentales. Modelo analítico y análisis MEF.

Olate, S., de Miranda Chaves Netto, H. D., Klüppel, L. E., Mazzonetto, R., & de Albergaria-Barbosa, J. R. (2011). Mineralized tissue formation associated with 2 different dental implant designs: histomorphometric analyses performed in dogs. Journal of Oral Implantology, 37(3), pp. 319-324.

O’Sullivan, D., Sennerby, L. & Meredith, N. (2000). Measurements comparing the initial stability of five designs of dental implants: a human cadaver study. Clinical Implant Dentistry and Related Research, 2(2), pp. 85-92.

O’Sullivan, D., Sennerby, L. & Meredith, N. (2004). Influence of implant taper on the primary and secondary stability of osseointegrated titanium implants. Clinical Oral Implants Research, 15(4), pp. 474-480.

Romanos, G.E. (2009). Carga inmediata de implantes: pasado, presente y futuro. Periodoncia y Osteointegración, 19(4), pp. 305-316

Romanos, G.E., Ciornei, G., Jucan, A., Malmstrom, H. & Gupta, B. (2014). In vitro assessment of primary stability of Straumann® implant designs. Clinical Implant Dentistry and Related Research, 16(1), pp. 89-95.

Schiegnitz, E., Al‐Nawas, B., Tegner, A., Sagheb, K., Berres, M., Kämmerer, P.W. & Wagner, W. (2015). Clinical and Radiological Long‐Term Outcome of a Tapered Implant System with Special Emphasis on the Influence of Augmentation Procedures. Clinical Implant Dentistry and Related Research. In Press.

Sakoh, J., Wahlmann, U., Stender, E., Al-Nawas, B. & Wagner, W. (2006). Primary stability of a conical implant and a hybrid, cylindric screw-type implant in vitro. International Journal of Oral and Maxillofacial Implants, 21(4), pp. 560-566

Toyoshima, T., Wagner, W., Klein, M.O., Stender, E., Wieland, M. & Al‐Nawas, B. (2011).Primary Stability of a Hybrid Self‐Tapping Implant Compared to a Cylindrical Non‐Self‐Tapping Implant with Respect to Drilling Protocols in an Ex Vivo Model. Clinical Implant Dentistry and Related Research, 13(1), pp. 71-78.

Vázquez, M. & López, E. (1998). Mecánica para ingenieros. Madrid: Noela.

ESTABILIDAD DE LOS IMPLANTES DENTALES DE GEOMETRÍA CÓNICA

Más del 95% de los españoles que usan implantes dentales asegura que han mejorado su calidad de vida y su autoestima

El desarrollo de nuevas técnicas en el tratamiento de la patología bucodental, la buena formación de profesionales y los excelentes resultados de los diferentes tratamientos, ha motivado una creciente demanda por parte de los pacientes de nuevos procedimientos en el cuidado de la salud dental. La implantología oral es una de las técnicas que se desarrollan actualmente con un alto índice de satisfacción, prueba de ello es que más del 95% de los españoles que usan implantes dentales, aseguran haber mejorado su calidad de vida y autoestima. Seis de cada diez personas a las que se recomendó realizar un tratamiento con implantes, lo llevaron a cabo finalmente y mejoraron su calidad de vida.

“La misión del implante dental es la sustitución de la raíz de un diente perdido con la finalidad de soportar una prótesis dental que permita rehabilitar al paciente que ha perdido una, varias o incluso todas las piezas dentales”, explica el doctor Carlos Mª Fernández, odontólogo de las Clínicas Dentales Sonreimos.

Mejora la calidad de vida del paciente

La pérdida de piezas dentales en adultos puede provocar pérdida de autoestima, problemas de nutrición, alteraciones en la voz e inseguridad en las relaciones sociales. Los implantes son una herramienta para sustituir las piezas dentales perdidas con la repercusión que ello tiene en la calidad de vida del adulto. “Con los implantes el paciente mejora en todas las funciones bucodentales a la vez que mejora su estética y estado psicológico, ya que aumentan su autoestima y la seguridad en sí mismo”, destaca del doctor Fernández.

La estética dental es otro de los factores que influyen a la hora de proceder a un tratamiento de implantología oral en los adultos. Según afirma el doctor Fernández, “desde un punto de vista estético no es igual la pérdida de un incisivo que la de un molar y, si bien son numerosas las razones para reponer la una y la otra, los pacientes demandan con más urgencia la reposición de las piezas anteriores, que son las más visibles”.

Hoy en día los españoles solicitan en las clínicas dentales cada vez más información sobre las técnicas en implantología oral. “En la última década la demanda y aceptación por parte de los clientes de soluciones protésicas mediante la utilización de implantes, ha crecido de manera importantísima”, explica el doctor Fernandez.

Implantes dentales frente a prótesis tradicionales

Los implantes dentales son la mejor alternativa a las tradicionales prótesis dentales en las personas mayores, debido a su comodidad y a que permiten la preservación del hueso y tejidos anejos.

“La ausencia de piezas dentales de forma prolongada supone la pérdida de hueso por su reabsorción, los implantes bien integrados ayudan a mantener el hueso evitando esta reabsorción. Los implantes se insertan en el hueso accediendo de forma abierta o bien con técnicas mínimamente invasivas que apenas requieren de una pequeña incisión sobre la encía”, explica el doctor Fernández.

Mantenimiento de implantes dentales

Los implantes dentales requieren un importante si bien fácil y sencillo mantenimiento. Una correcta higiene y revisiones periódicas cada seis meses son, básicamente las pautas que recomiendan los profesionales en odontología.

“Regularmente se debe revisar al paciente asegurándonos que sigue las instrucciones en el manejo, cuidado y mantenimiento de los implantes. Lo más importante es el control de la higiene diaria de la boca” comenta el doctor Fernández.

La alimentación diaria en las personas con implantes dentales no requiere de pautas alimenticias específicas, ya que el paciente recupera su función bucal tras implantar las piezas dentales perdidas. Además los implantes mejoran la calidad de vida del paciente, el doctor Fernández explica que “habitualmente tras la intervención, se consigue que las personas en edad avanzada tengan una mejor alimentación y nutrición”.

Siete claves ‘antibulos’ para unos dientes blancos y sanos

Es en una de las primeras cosas en las que reparamos con disimulo al conocer a otra persona. Con ellos sonreímos, con ellos seducimos, con ellos, sobre todo, comemos. Los dientes nos quitan sueño y nos dan la vida. Recopilamos todas las claves publicadas a lo largo de la historia de BUENAVIDA para lucir una dentadura perfecta. Dientes, dientes…

1. Una correcta higiene no garantiza nada: ¿Por qué amarillean los dientes a pesar de cepillarlos a diario? El paso del tiempo es implacable, y el esmalte se va con la juventud. Tranquilidad: hay gestos que sí están en su mano que frenan la pesadilla amarilla, como aflojar con el té y el vino.

2. Los tratamientos blanqueantes funcionan: Pasos para recuperar el brillo dental y su esmalte blanco. La luz LED es uno de los métodos más recomendados por los especialistas. De poco le sirve si luego va a volver a fumar: avisado queda.

3. El apio es bueno para los dientes, pero no blanquea: ¿De verdad hay alimentos que albean los dientes? Determinados alimentos ayudan a la dentadura: masticar apio limpia y el limón es bueno para las encías. Sin embargo, usarlos como blanqueadores tiene peligrosos efectos secundarios.

4. El cepillado nocturno es obligatorio: ¿Cuándo es mejor lavarse los dientes: después de cenar o justo antes de dormir? Conocer los vericuetos de este gesto de higiene que emprendemos cada noche es un modo eficaz de luchar con las bacterias que (sí, la realidad es así de dura) pueblan nuestra boca.

5. Existe todo un instrumental de higiene bucal que combate la halitosis: El enjuague bucal no basta: 5 claves contra el mal aliento, Los cepillitos interproximales, el hilo dental, el limpiador lingual y los colutorios se encuentran entre ellos. Hay más remedios.

6. Lo peor de roer sus propias uñas no es el aspecto de las manos: Mordedores de uñas, atención: lo próximo en caer serán los dientes. El mal hábito desgasta la dentadura, tiende a deformar la mandíbula y puede producir gingivitis.

7. No valen los remedios caseros para el dolor de muelas: Lo que nunca debería preguntar a su dentista. Expertos del sector rememoran las barbaridades que les plantearon sus pacientes, como el desconcertante poder del alcohol para paliar el dolor de muelas (“acabó borracho, pero con dolor”).

Uno de cada dos españoles no ha ido al dentista en el último año

El Consejo General de Dentistas de España presentó, durante la celebración de Expodental 2016, una nueva edición del Libro Blanco de la Salud Bucodental y los últimos datos del Observatorio de la Salud Oral en España.

279_Noticias

El 84% de los españoles afirma que se debe visitar al dentista, al menos, una vez al año. Sin embargo, tan solo el 48% de los adultos españoles realizaron esta revisión en los últimos doce meses. En cuanto a los motivos, el 56% afirma que no acudió por considerar que no tenía problemas dentales, seguido de quienes no lo hicieron por motivos económicos. En cuanto a las preferencias a la hora de elegir especialista, ocho de cada diez optaron por un dentista tradicional frente a clínicas marquistas o aseguradoras, al considerar que les ofrecen una buena atención, confianza y un servicio cercano. Estas y otras conclusiones se dieron a conocer durante la celebración de Expodental, donde el Consejo General de Dentistas de España y la Fundación Dental Española presentaron el Libro Blanco y el Observatorio de la Salud Bucodental en España.

A través de la realización de estas encuestas, el Consejo pretende conocer los hábitos y necesidades de la población con el fin de promover acciones concretas que mejoren la calidad de la salud bucodental de la población.

Libro Blanco de la Salud Oral

En 2010 se elaboró, a iniciativa del Consejo General de Dentistas, un libro blanco sobre la Odontología española, cuyos datos se han actualizado a 2015 con el fin de analizar la evolución de los hábitos de salud oral y el uso de los servicios odontológicos, en un periodo marcado por la situación de crisis económica. Además, en esta última edición se ha incorporado un nuevo bloque de preguntas relacionadas con la percepción que la población española tiene de los diferentes tipos de clínicas dentales.

En la población adulta, seis de cada diez españoles afirman que les preocupa mucho su salud general y su salud bucal. Sin embargo, más de la mitad de los españoles llevan al menos un año sin visitar a su dentista. Los motivos que les llevaron a posponer la visita han sido diversos: el 56% afirma que no acudió por considerar que no tenía problemas dentales, seguido de quienes no lo hicieron por motivos económicos o por miedo. En cuanto a los hábitos diarios, ocho de cada diez afirman cepillarse los dientes 2 o más veces al día y solo 3 de cada 10 utilizan un cepillo eléctrico. Respecto al estado de salud general, el 55% cree que es bueno o muy bueno. Con respecto a los datos de 2010, se percibe un empeoramiento de la percepción del estado de salud general (en 2010 era el 65%).


¿Clínica tradicional, franquicia o aseguradora?
El 82% de la población infantil ha ido al dentista en el último año. Por tramos de edad, destaca que uno de cada dos niños de 2 a 6 años nunca ha revisado su salud bucodental. En cuanto a los hábitos diarios, el 70% de los padres consultados afirman que sus hijos/as se cepillan dos o más veces al día (68% en 2010), el 27% solo se cepilla una vez al día y el 3% de los padres reconocen que sus hijos/as no se cepillan los dientes. Los principales problemas bucales en la población infantil son las caries y las malposiciones dentarias.

En cuanto a las preferencias a la hora de elegir profesional sanitario, el 80% de los españoles que han acudido al dentista en el último año lo hicieron en una clínica tradicional, al considerar que destacan por su atención, calidad, confianza y buena imagen. Salvo en el atributo «precios muy económicos», para el resto de parámetros analizados (imagen, confianza, calidad-precio…), la distancia entre la percepción de imagen de clínicas independientes y el resto de clínicas (franquicias y aseguradoras) es muy considerable. Unos datos que podrían haber cambiado sustancialmente en los últimos meses debido a que el análisis se ha hecho antes del estallido de los casos de Funnydent y Vitaldent. «Lógicamente ha habido un punto de inflexión en la percepción de las personas sobre las clínicas dentales marquistas y franquicias frente a la clínica tradicional en las últimas semanas. Los datos estoy convencido de que a día de hoy serían totalmente diferentes y reflejarían una mayor confianza en el dentista privado por el escándalo generado», destacó el Dr. Castro en la presentación realizada ante los medios de comunicación.

Respecto a la evolución de la salud oral, hábitos y uso odontológico, de 2010 a 2015, se mantienen la mayoría de valores. Destaca el ligero aumento en la frecuencia de cepillado en adultos, así como el uso de colutorios y enjuagues. La asistencia a centros dentales se mantiene respecto a 2010, pero sí que se detecta un aumento en la percepción de la frecuencia óptima de visitas al dentista. Sobre la percepción del estado de salud general, el 55% cree que es bueno, frente al 65% que lo hacía en 2010, por lo que se percibe un empeoramiento en los últimos cinco años.

El OSOE español, un referente europeo

Además del Libro Blanco, se hicieron públicos los últimos datos recogidos por el Observatorio de Salud Oral en España (OSOE). El objetivo principal del mismo es obtener una serie de indicadores de manera periódica para conseguir información sobre la situación actual de la salud y la profesión dental en España, detectando los puntos fuertes, con el fin de potenciarlos, y las debilidades para intentar corregirlas.

Descenso de los tratamientos complejos

Para conseguir estos datos, se realizan entrevistas trimestrales a 150 dentistas que ejercen en la actualidad y tras analizar las cuatro oleadas de 2015 se puede concluir que los dentistas españoles han trabajado una media de 120 horas al mes atendiendo a unos 180 pacientes. De ellos, seis de cada diez han sido mujeres siendo los menores de 7 años y mayores de 65 los que menos visitan a su dentista. Respecto a la incidencia de la crisis, 7 de cada 10 dentistas creen que la crisis ha afectado mucho o bastante a la hora de poder realizar determinados tratamientos. Los más demandados en el último año son aquellos más simples (revisiones, extracciones, ortodoncias, obturaciones…). Los tratamientos más complejos, como implantes y estética dental, han sufrido un descenso en la demanda de un 25%. Esto ha llevado a que uno de cada cuatro dentistas afirme haber sufrido una importante reducción en sus ingresos durante 2015.

Imagen de las clínicas. Fuente: Libro blanco «La salud bucodental en España» 2015.

Legislar la publicidad sanitaria engañosa, controlar las franquicias, limitar la plétora profesional y promover la salud bucodental han sido las principales preocupaciones de los dentistas españoles durante el último año, según se recoge en el OSOE.

Durante la presentación de estos datos, Denis Bourgois, vicerrector de Relaciones Institucionales de la Universidad de Lyon y asesor internacional del OSOE, alabó el trabajo del Consejo General de Dentistas. «A diferencia de otros países, en España se ha podido establecer un verdadero observatorio para la vigilancia sanitaria según las recomendaciones europeas. El modelo español, tal y como está desarrollado, va a servir de referencia a nivel internacional». Además, destacó del OSOE su papel como «herramienta para planificar y prever a corto plazo hacia dónde pueden ir los cuidados odontológicos, bajo una mentalidad y un enfoque preventivo. Es un proyecto innovador, pero con una filosofía totalmente demostrada y recomendada por la Unión Europea, donde el eje principal es el paciente», matizó.

Por su parte, el Dr. Óscar Castro destacó el papel del Consejo General en el fomento de las campañas de educación sanitaria que inciden en los hábitos de higiene dental, y donde la Fundación Dental Española, puntualizó, seguirá jugando un papel esencial. «Desarrollaremos una guía del niño sano, dirigida a la población general. Las cifras superiores al 54% de niños de entre 2 y 6 años que no han ido aún al dentista no son tolerables ni asumibles por la profesión».

Evolución de los tratamientos. Fuente OSOE.

Asimismo, apuntó en su intervención a que la atención oral en España se enfrenta a importantes retos, como «el reforazamiento de los PADI por parte de las Administraciones Públicas, solicitaremos atención dental de calidad para la población española con discapacidad, reforzaremos la implantación de programas integrales de salud oral en las embarazadas, reclamaremos que los pacientes mayores con bajos recursos económicos tengan acceso a una atención dental básica y estableceremos mecanismos que permitan aumentar la asistencia dental rutinaria de España», explicó. A este respecto alertó sobre el hecho de que «solo acude al dentista anualmente uno de cada dos españoles, situando a España a la cola de la asistencia dental europea. La falta de regulación de la asistencia dental en España nos obligará a solicitar a las Administraciones Públicas una ley marco nacional para regular la publicidad sanitaria en todo el país y que el control de las clínicas dentales recaiga sobre los profesionales», finalizó.

Cinco errores que cometemos al lavarnos los dientes

Sí, es extraño, pero es real. Cometemos muchos errores en un hábito tan aprendido como el cepillarse los dientes (recuerden, al menos tres veces al día). Bueno, cometemos al menos 5 errores, pero podrían ser más. Y lo cierto es que son muy comunes, vamos, que nos pasa a todos (o casi).

 

Sí, es extraño, pero es real. Cometemos muchos errores en un hábito tan aprendido como el cepillarse los dientes (recuerden, al menos tres veces al día). Bueno, cometemos al menos 5 errores, pero podrían ser más. Y lo cierto es que son muy comunes, vamos, que nos pasa a todos (o casi).

1. No dedicarle el tiempo suficiente a cepillarse los dientes: la mayoría de la gente no pasa, no pasamos, el suficiente tiempo cepillándonos los dientes. Los dentistas recomiendan cepillarse durante al menos dos o tres minutos, pero rara vez los usuarios llegamos a cumplir ese tiempo. Un buen truco para lograrlo es simplemente contabilizar el tiempo con la ayuda de un reloj.

2. Cepillamos demasiado fuerte: las posibilidades de rotura del esmalte aumentan cuando se cepilla con demasiada fuerza. Si además tenemos costumbre de apretar demasiado los dientes, nuestro esmalte corre un grave peligro porque con la continua presión se puede profundizar en las capas internas del diente. Además, un cepillado agresivo puede ser igualmente peligroso para las encías sensibles, causando irritación y sangrado. Si usamos un cepillo dental eléctrico será más fácil no hacerlo mal.

3. Una mala elección de la pasta de dientes: llevamos tiempo abusando, aunque obviamente no en todos los casos, de pastas de dientes demasiado abrasivas. Esto sucede sobre todo en los tratamientos blanqueantes más “caseros”. No quiere decir que estas pastas no cumplan lo que prometen, pero suelen ser demasiado agresivas para nuestro esmalte llegando incluso a producir dolor y sensibilidad. Prueba alguna vez a hacer tu propia pasta de dientes.

4. No usar hilo dental (o hacerlo mal): el hilo dental sirve precisamente para esas zonas donde el cepillo no puede llegar. Y es necesario. Las caries se forman con mayor frecuencia en las superficies donde se tocan dos dientes. Las bacterias quedan atrapadas allí, se alimentan de los azúcares de las partículas de los alimentos y corroen el esmalte, lo que a la larga se transformará en una caries.

5. No usar enjuague final: tras un cepillado eficaz y el uso del hilo dental, el enjuague final es un paso clave para asegurarse de que las bacterias abandonan nuestra boca. Es aconsejable usar un enjuague bucal sin alcohol, o uno de fluoruro para reforzar y fortalecer el esmalte dental y prevenir las caries.